Estás en

El control sobre la actividad de las Entidades locales

¿Cómo se realiza el control de la actividad económico-financiera de una Entidad local?

Para salvaguardar la integridad de los bienes y caudales de la Administración pública, y para garantizar una adecuada gestión económica, nuestra legislación ha establecido diversos controles sobre dicha actividad. Se denomina control interno al realizado por personal perteneciente a la Entidad local, con la finalidad de proporcionar un grado razonable de confianza en el cumplimiento de las leyes y normas aplicables, la fiabilidad de la información financiera y la eficacia y eficiencia de las operaciones. Se denomina control externo al realizado por una Institución ajena a la Entidad Local (el Tribunal de Cuentas o los Órganos de Control Externo de las Comunidades Autónomas).

Los controles que establece la legislación deben estar adecuadamente planificados y coordinados para ser útiles, de forma que pongan de manifiesto las deficiencias e irregularidades en la gestión que hubiesen detectado, como garantía del interés público. Saber más

¿Cuál es finalidad de que exista un control interno en una Entidad local?

La finalidad última del control interno de la Entidad local es garantizar que la actividad económico-financiera de dicha Entidad se adecua a los principios de legalidad, economía, eficiencia y eficacia. Este control contribuye a reforzar la transparencia ante el ciudadano de las cuentas de la Entidad local, de forma que éstas proporcionen una información fiable, completa, profesional e independiente sobre la gestión desarrollada por la Administración. En la Administración local española el control interno de cada entidad está atribuido a la Intervención Municipal. Saber más

¿Cómo se realiza el control interno?

La función de control interno de la Entidad local se realiza sobre todos los aspectos relacionados con su gestión económica, la de sus organismos autónomos y de las sociedades mercantiles dependientes. Dicho control es realizado por la Intervención municipal a través de los tres tipos de control que establece nuestra legislación local: función interventora, función de control financiero y función de control de eficacia. Saber más

¿Qué alcance tiene el control externo?

La función de control externo es realizada por el Tribunal de Cuentas y, en su caso, por los Órganos de Control Externo en el ámbito autonómico. El examen, análisis y valoración de la gestión económica de la Entidad local que realiza (materializado en un informe de fiscalización), tienen el carácter de externos a la Entidad local, por realizarse por funcionarios especializados que no están adscritos a la misma. Este control tiene por objeto determinar el sometimiento de la actividad económico-financiera de las Entidades locales a los principios de legalidad, eficiencia y economía, en relación con la ejecución de los presupuestos de ingresos y gastos.

Por lo tanto, el control externo es realizado por personal especializado que no pertenece a la estructura organizativa de la Entidad local. En consecuencia, una de sus primeras actuaciones es valorar la bondad de los procedimientos de control interno que tenga establecidos la Entidad, para poder determinar si los mismos son lo suficientemente fiables para salvaguardar los bienes y derechos de la misma. Saber más

El Tribunal de Cuentas

La Constitución española de 1978 y la Ley 2/1982 Orgánica del Tribunal de Cuentas definen al Tribunal de Cuentas como el supremo órgano fiscalizador de las cuentas y de la gestión económica del Estado, así como del Sector Público, sin perjuicio de su propia jurisdicción, y dejando a salvo las atribuciones fiscalizadoras de los Órganos de Control Externo de las Comunidades Autónomas.

Tiene dependencia directa de las Cortes Generales –aunque no es un órgano propio del Parlamento Nacional-.

Su Pleno está formado por doce miembros –sus Consejeros de Cuentas, designados seis por el Congreso de los Diputados y seis por el Senado-, y gozan de las mismas independencia, inamovilidad e incompatibilidades que los jueces.

Las dos funciones principales que tiene atribuidas el Tribunal de Cuentas por la legislación vigente son la fiscalizadora, que pretende determinar si la actividad económico-financiera de la Entidad local respeta los principios de legalidad, eficiencia y economía, y la jurisdiccional, que supone el enjuiciamiento de la posible responsabilidad contable en que pueden incurrir los que tienen a su cargo el manejo de fondos públicos.

La legislación reguladora del Tribunal de Cuentas se encuentra recogida en la Ley Orgánica 2/1982, de 12 de mayo, del Tribunal de Cuentas y en la Ley 7/1988, de 5 de abril, de Funcionamiento del Tribunal de Cuentas. Saber más

Los Órganos de Control Externo de las Comunidades Autónomas

Los Órganos Autonómicos de Control Externo tienen atribuido, en su respectivo ámbito territorial, el control externo de la gestión económico-financiera de las instituciones y entidades del sector público autonómico y local. Saber más

Copyright 2011 rendiciondecuentas.es - All Rights Reserved.