Estás en

¿Qué importancia tiene el equilibrio financiero de una Entidad local?

 

La exigencia de una utilización adecuada de los recursos públicos, demandada cada vez en mayor medida por los ciudadanos, contribuyendo a la prestación de los servicios por las Entidades locales de manera eficiente, determina que estas persigan el logro de dos objetivos fundamentales en su gestión:

1º. La generación de liquidez, entendida como la capacidad de la Entidad para hacer frente a sus obligaciones de pago. Es un objetivo de corto plazo, mientras que la capacidad para hacer frente a sus compromisos de pago en el largo plazo se denomina solvencia.

2º. La optimización de los recursos financieros, que significa la captación de recursos financiero al menor coste y su utilización con la mayor rentabilidad.

 

La gestión de los responsables municipales debe ir encaminada a la búsqueda del equilibrio financiero, por cuanto la pérdida del mismo afectará a la liquidez y, finalmente, a la solvencia de la propia Entidad local, generando la posibilidad de que no pueda hacer frente a sus obligaciones económicas futuras.

Para el mantenimiento del equilibrio financiero es necesario que se verifiquen los siguientes aspectos:

  1. Exigencia de un equilibrio financiero mínimo: ello implica que se cree una estructura de gastos coherente con la de ingresos, de modo que los ingresos corrientes deben ser suficientes para hacer frente a los gastos corrientes.
  2. La Entidad local debe tener un fondo de maniobra mínimo para su actuación en el corto plazo. En el ámbito local, se asocia a la existencia de un Remanente de Tesorería para Gastos Generales positivo. En caso de insuficiente liquidez, la posibilidad de acudir al endeudamiento a corto plazo (operaciones de tesorería) permite a la Entidad poder hacer frente a los pagos inmediatos que, de otra forma, no podría realizar.
  3. Existencia de una tesorería óptima, que garantice que la Entidad pueda hacer frente a las obligaciones contraídas.

Para alcanzar estos objetivos es necesario que la Entidad local desarrolle una adecuada planificación financiera, que debe concretarse en la elaboración de planes que abarquen todos los escenarios temporales:

  • Plan financiero a largo plazo (entre 4 y 8 años)
  • Presupuesto financiero (1 año)
  • Presupuesto de Tesorería (a corto plazo).
     

 

Copyright 2018 rendiciondecuentas.es - All Rights Reserved.